//
você está lendo...
Artigos, Artigos recentes, Biblia - español

El Evangelio según Marcos: Una breve introducción


El Evangelio según Marcos: Una breve introducción *

Introducción

El Evangelio de Marcos es, junto con Mateo y Lucas, uno de los llamados “Evangelios Sinópticos”, del término griego sinopsis, que significa “ver desde la misma óptica”, o sea, que presentan narrativas similares.  Sin embargo, Marcos tiene sus características propias que lo diferencian de los otros evangelios sinópticos. Se ha dicho que en Mateo oímos a Jesús, en Lucas le conocemos y que en Juan aprendemos sobre su divinidad, pero en Marcos se nos presenta de una manera más enfática el actuar de Jesús.

¿Quién fue el autor de Marcos?

Realmente no tenemos ningún testimonio directo que emane del propio evangelio que responda exactamente esta pregunta. Y esto es también valido para los otros tres. Realmente en los documentos originales no aparecen los nombres de los autores de ninguno de los evangelios. Realmente los nombres de Mateo, Marcos, Lucas y Juan como autores de los cuatro Evangelios fueron colocados alrededor del año 150 d.C., cuando comenzó a conformarse el canon cristiano de las Escrituras y se comenzaron a seleccionar los libros inspirados. Entonces las comunidades cristianas de la época le atribuyeron la autoría porque eran personas muy queridas y apreciadas en las comunidades y porque representaban una autoridad moral y apostólica que daba valor y autoridad a los evangelios.

De manera que estrictamente hablando Marcos, como los otros evangelios, es una obra estrictamente anónima. Pero valdría la pena preguntarnos si es necesario conocer la identidad del autor de un evangelio determinado. ¿No sería mejor pensar que lo importante es que los evangelios fueron recibidos por la Iglesia como testimonio que emanaba de la propia autoridad de los apóstoles? No obstante, para poder establecer con más precisión la fecha y el lugar en que fue escrito el evangelio según Marcos, y para después preguntarnos sobre los destinatarios y saber lo que motivó al autor a escribir, es necesario interesarnos en saber quién o quiénes lo escribieron.

Según la tradición Marcos ha sido considerado el interprete de la predicación de Pedro. Por tanto, la tradición siempre ha pensado que el autor del evangelio fue Juan Marcos, joven judío convertido de Jerusalén, hijo de María, en cuya casa acostumbraban a reunirse un grupo de cristianos de la ciudad (Hch 12,2). Que acompaño a Bernabé y Pablo en la misión a Antioquia (Hch 12,25) y después continúo acompañándolos en su labor misionera (Hch 13,5.13; 15,37). Que particularmente fue compañero de Pablo en su labor misionera y en su prisión en Roma (Col 4,10; 2 Tm 4,11; Flm 24) y finalmente de Pedro, también en Roma (1 P 5,13). Precisamente por la fuerte relación de Marcos con Pedro algunos le han llamado “el Evangelio de Pedro”.

También otros testimonios y documentos extra-canónicos apuntan en esta dirección. En el siglo IV d.C. el historiador Eusebio de Cesarea, citando el testimonio de Papías, Obispo de Hierápolis en Asia Menor en el año 110 d.C., y discípulo de “Juan el anciano”, se manifiesta en esta dirección. En el 180 d.C. Ireneo de Lyon repitió lo dicho por Papías, añadiendo que el evangelio se escribió después de la muerte de Pedro y Pablo. También Padres de la Iglesia como Tertuliano, Orígenes y Jerónimo señalan a Marcos, el discípulo de Pedro y Pablo, como el responsable directo de los orígenes de esta tradición evangélica. De acuerdo a Jerónimo, Padre de la Iglesia del siglo IV d.C., Marcos fundó la iglesia de Alejandría, llegando a ser Obispo de ella, y sufriendo allí el martirio en el año 68 d.C., siendo arrastrado por las calles de la ciudad y después quemado.

Por todo lo anterior podemos asumir la opinión generalizada de que los orígenes de la tradición marcana se remonta a Juan Marcos, discípulo de Pedro y de Pablo. Sin embargo, a pesar de la posible influencia de Marcos en mantener viva la memoria de Jesús de Nazaret entre los cristianos y cristianas de Roma, los comentaristas concuerdan en que hubo más de un redactor: con seguridad cristianos y cristianas de la segunda generación que llevaron la tradición a su redacción definitiva. Ciertamente es necesario reconocer que el proceso redaccional de los evangelios es un asunto complejo. Pero eso es un asunto que no nos corresponde aquí examinar.

¿Quiénes fueron las personas a las que se dirige el Evangelio según Marcos?

Por ciertas pistas que se presentan en el texto, se piensa que las personas a las que va dirigido debían estar pasando por situaciones difíciles, persecuciones y grandes dudas.  Por eso, ante las dificultades, Marcos invita a tener una fe comprometida con Jesús, pobre, humilde y libertador (Mc 11,1-12), el siervo sufriente (Mc 8,31), el Hijo de Dios (Mc 15,39), el crucificado y resucitado (Mc 16,6).

En situaciones de persecución, tortura, y quizás martirio (Mc 13,9-10), Marcos coloca el seguimiento de Jesús en la asunción del camino de la cruz (Mc 8,34-38; 15,40-41). Ser discípulo o discípula de Jesús y asumir la cruz son cosas que no pueden ser separadas (Mc 8,27-10,52). Sin embargo, ante las dificultades y conflictos el evangelista proclama que hay futuro y esperanza, porque el crucificado está vivo: “El resucitó…” (Mc 16,6).

Pero a pesar de estas pistas, tener una seguridad de las personas a las que va dirigido el texto es un asunto un poco difícil. Existen dos hipótesis fundamentales: Galilea o Roma[1]. Podríamos  decir que es probable que las comunidades de Marcos hayan tenido su origen en Galilea, ya que esta región ocupa un lugar destacado en el Evangelio. Es en Galilea, región tenida por pagana, región despreciada, donde comienza la narrativa evangélica, siendo precisamente aquí donde Jesús mismo anuncia las Buenas Noticias del Reino de Dios (Mc 1,14-15); en Galilea comienza el caminar con Jesús hacia Jerusalén (Mc 16,7); de Galilea la Buena Noticia se riega por el mundo para alcanzar a toda la humanidad (Mc 16,15). Sin embargo, ¿serán los destinatarios reales del evangelio las comunidades galileas? Por tanto, conviene entonces que nos preguntemos dónde y cuándo fue escrito el evangelio según Marcos.

¿Dónde y cuándo fue escrito?

La opinión generalizada es que los destinatarios finales del texto fueron las comunidades cristianas de Roma y el Sur de Italia. Varios indicios apuntan en esta dirección. Veamos estas pistas:

  • De todos los evangelios, sólo en Marcos se habla de Simón Cirene como el padre de Rufo (Mc 15,21), como si esta persona tuviera un interés especial para las personas que leerían el texto. La otra mención de Rufo en el Nuevo Testamento es Romanos 16,13.
  • Se emplean muchas más palabras de origen latino que en cualquier otro evangelio (Mc 6,27; 15,39-44.44-45). También en Marcos 5,9.15 se nombra al espíritu inmundo como Legión, y legión se denominaba a la unidad militar más importante del ejercito romano. Además, si bien el evangelio se escribió en griego, usa palabras típicamente latinas (cf. Mc 12,42; 14,65; 15,15-16). Pero el evangelista no las explica porque probablemente los lectores las conocían.
  • Se explican palabras y términos hebreos que no serían entendidos por lectores romanos (cf. Mc 3,17; 5,41; 10,46; 15,34).
  • Se explica lo que es Gehenna/infierno (Mc 9,43-44), así como también costumbres judías como el lavado de las manos (Mc 7,3), la Pascua (14,1-12) y la vigilia del Sábado (Mc 15,42), lo cual sería innecesario si los destinatarios fueran judíos.
  • Evidencias y testimonios extra-canónicos apuntan a Roma como el lugar donde por primera vez circuló el evangelio.

Por todos estos indicios, no sólo las comunidades cristianas de la capital del imperio han sido consideradas las destinatarias del evangelio, sino que también se piensan en Roma como el lugar de la redacción final, sobre todo teniendo en cuenta, según la opinión generalizada, que fue en Roma donde el texto circuló por primera.

Con relación a la fecha final de redacción los comentaristas presentan varias posibilidades. Sin embargo, todos coinciden en un corto período anterior y posterior al año 70 d.C. Por tanto, sería conveniente asumir un fechado que podría ir desde el año 64 d.C. hasta el año 72 d.C. Este fechado coloca como trasfondo, por un lado, la persecución durante el tiempo de Nerón en 64 d.C., y por otro, la terrible destrucción de Jerusalén por los romanos acaecida en el año 70 d.C., hecho que marcó profundamente al pueblo judío y también a la naciente comunidad cristiana. Del impacto de la destrucción de Jerusalén sobre judíos y cristianos tenemos evidencias en el capítulo 13 del propio evangelio.

Por tanto, podríamos concluir que Marcos fue el primer evangelio en ser redactado, que tiene como trasfondo político, económico y social la dominación romana y que fue dirigido a los cristianos y cristianas de la capital del imperio.

¿Cuál es el mensaje y la idea central?

Marcos, más que un simple narrador e interprete de la tradición de Pedro, es un creativo teólogo popular. Sus objetivos y la estructura literaria están en función de la visión teológica que quiere comunicar.

De hecho todos los evangelios son textos que tienen un hilo que amarra toda la narrativa, con personajes y con recursos literarios a través de los cuales los autores nos tratan de presentar y acercar la figura de Jesús. Y si bien es cierto que los evangelios son narraciones, no son narraciones y biografías tal y como nosotros las entendemos hoy. Ellos son narraciones teológicas, confesiones de fe de las primeras comunidades cristianas, que descubrieron en la vida de Jesús de Nazaret la presencia y el actuar de Dios y el cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento.

En el caso de Marcos su creatividad teológica se pone de manifiesto en su estrategia narrativa. Marcos se extrema en detallar al máximo las escenas donde Jesús aparece, lo cual no realizan los otros evangelios (cf. Mc 1,13.33; 2,1-2; 4,36-38; 6,56; 8,2.3.14; 9,36; 10,32.50 etc.). Su estilo a la vez que es sencillo es profundo. Se ha dicho que es “un pintor del realismo bíblico”, pues se mantiene firme en la tierra de Jesús y en su propio contexto[2]. También su creatividad se manifiesta en el tratamiento de dos temas proféticos que atraviesan todo su evangelio: la denuncia y el anuncio. Entre estos dos polos Marcos encuadra su visión teológica del ministerio de Jesús.

Marcos no se preocupa por la forma en que Jesús nació y dice muy poco de su resurrección. El Jesús de Marcos es dinámico, mueve a las masas, es muy humano, pues se cansa (Mc 6,31), se enoja (Mc 1,41; 3,5), se conmueve (Mc 1,41; 6,34; 10,47) se impacienta (Mc 9,19) ; tiene hambre (Mc 6,31), tiene sueno (Mc 4,38), tiene necesidad de orar (Mc 6,46). Sin embargo, desde el mismo comienzo se destaca y afirma la divinidad de Jesús, que precisamente se revela y se manifiesta en su plena y perfecta humanidad (Mc 1,1; 3,11; 5,7; 9,7; 13,33; 14,61; 15,39).

Nuestro evangelista confrontan las desviaciones teológicas de su contexto histórico, social y religioso con el verdadero mensaje de Jesús: ataca el legalismo de los fariseos como arquetipo de toda dominación religiosa  (Mc 8,15); y al  condenar a Herodes denuncia a los gobernantes corruptos y tiránicos de todos los tiempos (Mc 6,14-29).

También Marcos parece más favorable a los extranjeros y a los romanos que a su propio pueblo, incluyendo las propias autoridades religiosas judías a las cuales critica duramente. Los beneficiarios del reino son los marginados por las leyes judías de pureza y deuda : las mujeres (Mc 15,1-8), las prostitutas (Mc 14,3-9), las viudas (Mc 12,41-44), los niños y las niñas (5,21-23; 10,13-16), los enfermos (Mc 1,29-34; 2,1-12; 6,53-56), los leprosos (Mc 1,40), los hambrientos (Mc 6,30-44), los extranjeros (Mc 7,24-37).

Finalmente, para Marcos el Reino de Dios tiene que ser recibido con la sencillez de un niño (Mc 10,14-15) y con un espíritu de servicio. Por eso se ha señalado que las manos de Jesús aparecen muy destacadas en Marcos (cf. Mc 1,31; 8,23; 9,27), con seguridad porque son símbolos de servicio. Y será precisamente el tema central del evangelio mostrar al mundo gentil, o sea al mundo no judío, el amor de Dios, a través de la figura de Jesús, el siervo por excelencia, mediante el servicio del propio Jesús y sus seguidores a todas las personas, especialmente a las personas necesitadas : “…el que quiera llegar a ser grande entre vosotros sea vuestro servidor, y el que quiera ser el primero de vosotros será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del Hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10,43-45).

Bibliografía

MOSCONI, Luis. Evangelho de Jesus Cristo segundo Marcos – para cristaos y cristas rumo ao novo milenio. Edicoes Loyola, Sao Paulo, 1997.

MORRIS, Carlos. Comentario Bíblico del Continente Nuevo – Evangelio según San Marcos. Editorial Unilit, Miami, 1992.

COOK, Guillermo y FOULKES, Ricardo. Marcos. Editorial Caribe, Miami, 1993. (Comentario Bíblico Hispanoamericano, Editor, Justo Luis González)

_______________

* Publicado por primera vez en: Los encuentros de Jesús. Subsidios Bíblicos 2001-2002 / ed. Pedro Triana. – La Habana Centro de Estudios del Consejo de Iglesias de Cuba, 2001. – p. 33-38.


[1]  Véase Vicent Taylor. Evangelio según San Marcos. Ediciones Cristiandad, Madrid, 1980, p.55 y Ched Myers. Binding the Strong Man: A Political Reading of Mark’s Story of Jesus. Maryknoll, Orbis Bood, New York, 1989, p.41.

[2] Guillermo Cook y Ricardo Foulkes. Marcos. Editorial Caribe, Miami, 1993. (Comentario Bíblico Hispanoamericano, Editor, Justo Luis González), p.35.

Pedro Triana, Ave. Goiás 2547, Casa 20, Barcelona, São Caetano do Sul/SP, Brasil, CEP 09550-051, E-mail: triana231247@yahoo.es y pedro_triana_sp@hotmail.com Telf: res. (11) 4225-1421 y (11) 8362-9220

Discussão

Nenhum comentário ainda.

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: